Ciudades con oportunidades para Nuestra Juventud

Publicado en: diciembre 4, 2015

Muchos y muchas adolescentes y jóvenes del país en su proceso de crecimiento y adolescencia, pasan por situaciones difíciles. En esa transición y evolución hacia la vida adulta se presentan cambios, agites y aprendizajes que nosotros como padres, cuidadores y funcionarios públicos debemos acompañar.

Es por esto, que hoy quise escribirles acerca de la importancia que tiene el potenciar oportunidades para nuestros adolescentes y jóvenes. Es clave que los adultos promovamos desde la infancia, proyectos y planes a corto, mediano y largo plazo, que permita que los jóvenes organicen un proyecto de vida en torno al tema que más los apasione e inspire: sea la academia, el deporte o alguna expresión artística como la danza, la pintura, el teatro, el canto o la música.

Es necesario que conozcamos sus gustos y aficiones desde muy pequeños y así impulsarlos a que se relacionen con actividades que se conviertan en herramientas claves para el desarrollo de valores, fundamentales para su crecimiento integral.

El sector público suele tener una gran oferta de posibilidades para el emprendimiento, para el deporte, para la cultura, para la música, para la literatura; por ejemplo, los Centros Culturales Universitarios, las Casas de Cultura, las Casas de Juventud, las Secretarias de Gestión Social y Secretarias de Cultura y Deporte en las Alcaldías, que muchas veces se desconocen desde lo local.

jovenes2

Ahora que se aproximan las vacaciones de diciembre, los invito a indagar sobre esta oferta pública para adolescentes y jóvenes. Esos espacios que además de enseñar, informar y promover el conocimiento, son escenarios donde converge diversidad de personas y son propicios para la convivencia y el respeto por la diferencia.

Qué importante es que en nuestros hogares, en las instituciones de educación, instituciones sociales, y en general en las organizaciones del ámbito público y privado fomentemos el respeto a la diversidad cultural presente en todo nuestro territorio nacional.

Por ello no olvidemos que la clave radica en que todo joven pueda articular tanto el componente personal (valores, gustos, creencias, amigos, familia) como su propósito de vida y así empezarse a preparar para enfrentar su futuro con objetivos claros.

Estoy convencida que el trabajo por la juventud empieza desde la Primera Infancia, y que el Estado, debe contar con distintas herramientas que le permitan acompañar a los adolescentes y jóvenes en las distintas etapas de su crecimiento, de tal manera que ellos siempre se sientan acompañados y cuenten con alternativas valiosas de formación que los lleven a disfrutar cada etapa de su vida y a cumplir sus sueños.

Sin comentarios

Deja un comentario