La primera infancia y la paz

Publicado en: septiembre 15, 2014

En el marco de la maravillosa campaña Soy Capaz, analicemos todo lo que podríamos hacer por un país mejor, con mayor convivencia y desarrollo, empezando por los más pequeños.

¿Estamos criando niños y niñas para la paz? Esta pregunta no solo es una cuestión de Estado, sino que debe ser un tema cotidiano de todas y todos los colombianos. En nuestros hogares, en la instituciones educativas, en las organizaciones sociales y en la empresas. Y debemos ir más allá en estas indagaciones ¿estamos formando adecuadamente las generaciones que tendrán la responsabilidad de consolidar el gran esfuerzo social que adelantamos en el presente para erradicar la violencia de nuestras vidas?

Las respuestas a estas preguntas son fundamentales para entender cómo va Colombia en su camino al desarrollo pues, digámoslo claramente: la Paz Duradera, el Crecimiento Económico Sostenible y el trabajo por la Primera Infancia son tres elementos que no pueden ser vistos de manera separada pues tienen una relación enorme. Y por tal razón toda la sociedad debe unirse alrededor de estos asuntos y sumar esfuerzos, pues de las vivencias actuales de nuestros menores de hasta cinco años depende totalmente el país y su proyección.

Es un tema que va más allá del Gobierno. En casa, como familias, ¿Brindamos y acompañamos a los niños y niñas en momentos y espacios de exploración libre y supervisadas para que conozcan el mundo? ¿Ponemos a su alcance herramientas pedagógicas que resuelvan algunas inquietudes y generen otras nuevas? ¿Damos alimentación balanceada acorde a sus requerimientos nutricionales? ¿Hacemos un debido seguimiento a su desarrollo físico, emocional e intelectual de manera permanente y sistemática? ¿Cumplimos con los calendarios de vacunación y, en general, con la supervisión de su salud? ¿Nos informamos adecuadamente acerca del valioso nuevo conocimiento que se genera a diario sobre primera infancia? Y por último, pero no menos importante ¿Jugamos y dialogamos con ellos y ellas?

Las anteriores son temáticas cruciales para el país. En cada juego infantil están “en juego” la macroeconomía y la paz de hoy y de mañana ¿Les damos la debida importancia a los más pequeños de la casa?

Pero no es sólo un tema de las familias, por supuesto. Aunque el hogar es protagonista de lujo del desarrollo de la infancia, hay diversos actores sociales que pueden ayudar de forma efectiva a que día tras día incorporemos mejores personas a la vida adulta, gracias a las oportunidades a las que tuvieron acceso en su primera infancia.

Y pregunto al empresariado ¿Tenemos suficientes programas de Responsabilidad Social y de Valor Compartido destinados a impulsar a la Primera Infancia? ¿Nos articulamos a investigaciones científico técnicas que permitan mejorar las condiciones actuales de los pequeños y pequeñas? ¿Nos articulamos activamente a iniciativas que busquen proteger a los niños y niñas de sitios más apartados y de condiciones socioeconómicas más desfavorables? O ¿Nos preocupamos por que nuestros empleados y empleadas compartan tiempo y condiciones de calidad con sus familias?

Y el listado de cuestionamientos se amplía, si pensamos en la academia, en los grupos de investigación, en las fundaciones o en las asociaciones ciudadanas. Por supuesto que el Estado tiene un rol preponderante en el desarrollo nacional de la primera infancia, que como ya lo he dicho se traduce fácilmente en crecimiento socioeconómico y en paz, pero todos y todas tenemos algo que hacer y algo que dar cuando de los menores de cinco años se trata. ¿De qué somos Capaces para que la Primera Infancia sea prioridad nacional de primera línea y así aseguremos la sostenibildad a largo plazo del bienestar del país?

Llego a la Dirección Nacional de la Primera Infancia del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar convencida del valor del bienestar y del poder de la articulación. Pongo al servicio del País y de los niños y niñas todo mi ser y toda mi capacidad de acción. Pero al tiempo, necesito que todos ustedes para que en sus casas, en sus trabajos y en general, en sus comunidades, sean también los voceros del ICBF y de su Directora Cristina Plazas. Entre todos somos capaces de generar paz y desarrollo desde el trabajo por los más pequeños de la sociedad. Ustedes, todos los Colombianos y Colombianas, son parte esencial de la Cadena de Valor de este instituto. Cuenten conmigo: Yo cuento con Ustedes.

Sin comentarios

Deja un comentario