Los jóvenes y las oportunidades

Publicado en: febrero 24, 2014

Barranquilla se la juega por sus nuevas generaciones, y aunque la Primera Infancia es estratégica, una gestión social integral se quedaría corta si no incluyera a los jóvenes.

Las Casas de Juventud, los Jóvenes con Propósito y Jóvenes en Acción son algunas de las estrategias en las que la Secretaría de Gestión Social ha puestos sus esfuerzos, sea liderando o haciendo parte de la cadena social de valor, que no sería posible sin el importante apoyo del Gobierno Nacional y la decisión de la Alcaldesa Distrital.

No se trata de una estrategia aislada. Los distintos espacios promovidos por la alcaldía se caracterizan por promover la autonomía en las mujeres, la inclusión y el respeto sin distingo de ninguna clase y la unión entre las distintas generaciones, desde los más pequeños hasta los adultos y adultas mayores.

Los jóvenes son, típicamente, punto de articulación entre las distintas generaciones y son impulsadores de cambio en sus entornos. Muchos de ellos son chicos y chicas en condición de desplazamiento y por ellos trabajamos muy especialmente: para que no estén solos a su suerte y para que se proyecten en un futuro mejor.

El impacto de las acciones que adelantamos en las Casas de Juventud de Santuario y Modesto va más allá de las charlas de motivación o de los talleres artísticos. Cada vez que uno de estos muchachos o muchachas se integra a los programas de la Secretaría, es Barranquilla entera la que gana. Se trata de logros que van más allá de los logros numéricos inmediatos. Es una reacción en cadena. Cada joven beneficiado se convierte en un replicador de actitudes constructivas.

Ya lo vimos en PROfest el año pasado. Nuestros jóvenes tienen mucho que dar, mucho talento y muchos sueños. Pero para potenciarlos, no basta con lo que podamos hacer desde el distrito. El sector privado y la comunidad deben constituir un entorno amigable para introducir a estos “pela´os” y “pela´as” en la vida económicamente activa, sea como emprendedores  o como trabajadores. Son estas oportunidades las que terminarán de hacer la diferencia y complementarán lo que ya venimos haciendo.

Ya lo he dicho antes amigos: en Barranquilla debemos mantener nuestros ojos en el presente, pero una buena parte de nuestros pensamientos en el futuro.

Sin comentarios

Deja un comentario