No hay 2 iguales: Barranquilla Capital inclusiva

Publicado en: septiembre 5, 2016

Si algo hermoso tiene Colombia, es la diversidad que nos caracteriza. Tenemos montañas que se extienden como una columna vertebral, ríos que recorren la tierra como venas, mares que acarician la piel de la playa, llanos que alimentan a todos los colombianos.

La variedad de Colombia es algo que debe enorgullecernos y que debemos reconocer en todos los aspectos de nuestra vida como colombianos. Yo siempre he estado maravillada por la belleza que hay en la variedad y por eso, a lo largo de mi carrera, me he esforzado por valorar y darle un lugar a todo lo que nos hace particulares, a cada niño o niña que, independiente de su origen, raza, condiciones físicas o cognitivas, merece una educación de primera. Al igual que el paisaje colombiano, todos somos diferentes y tenemos muchas cosas por ofrecer.

Los barranquilleros tenemos corazón grande y alma solidaria. Esto facilita enormemente el trabajo que hemos desarrollado desde la Secretaría de Educación para que todos nuestros niños y niñas en condición de discapacidad puedan acceder a una educación de calidad. Uno de los últimos proyectos que hemos desarrollado es “No hay 2 iguales”, programa de inclusión que Fundown Caribe está ejecutando con nosotros.

Con Fundown decidimos que no había mejor forma de acercarnos a  nuestros niños y niñas que por medio de los mismos pelaos. Entonces, empezamos un plan de capacitación de “promotores de inclusión” donde trescientos jóvenes de noveno y décimo grado, de 60 IED, asistirían a talleres.

logo-no-hay-2-iguales-editable

Fue así como nos embarcamos en una travesía para guiar a nuestros pelaos en actividades que están enfocadas en concientizar y mejorar el entorno en el que se mueven los niños y niñas en condición de discapacidad, y abrir espacios de participación para todos, donde haya una sana convivencia y se celebre la variedad.

Es en los jóvenes donde encontramos entrega y disposición. Los Promotores de inclusión que seleccionamos han dado todo su espíritu caribe para dirigir otros talleres en sus propias IED. A partir de las herramientas de liderazgo que les ha dado el programa, han trabajado para difundir el conocimiento entre sus compañeros de colegio. El objetivo que tenemos, es llegarle a diez mil estudiantes de las 60 IED con las que empezamos, para así poder soñar con una Barranquilla más inclusiva donde todas las instituciones del distrito promuevan el reconocimiento del otro y celebren con nosotros que somos un país de muchos matices y capacidades.

En estos días tendremos el gusto de ver, después de los Juegos Olímpicos de Río, los Juegos Paralímpicos que se desarrollarán en la misma ciudad. Cada vez que uno de estos deportistas sale a la cancha y lo entrega todo, un niño barranquillero, desde su silla de ruedas, sueña con un futuro lleno de oportunidades. Cada vez que un atleta con síndrome de down se sube al podio paralímpico, una niña barranquillera aplaude y cree más en sus capacidades, sueña que algún día podrá ser gimnasta.

Para mí, “No hay 2 iguales” ha sido una experiencia gratificante porque ver a los estudiantes abrir sus brazos para recibir a sus compañeros en condición de discapacidad demuestra que en Colombia creemos en los demás y valoramos lo diverso. Llevemos en alto la bandera de la inclusión, veamos en cada la riqueza de la diversidad de nuestro país. El apoyo de la familia educativa ha sido fundamental para nuestro proyecto y sé que con su apoyo incondicional lograremos ser la Capital inclusiva de Colombia.

Sin comentarios

Deja un comentario