Maltrato CERO

Publicado en: noviembre 25, 2013

Barranquilla participará activamente en el Día Internacional de la NO violencia hacia la mujer.

Soy una enamorada de Barranquilla y siempre estoy pensando en positivo sobre las enormes perspectivas de esta ciudad, que es nuestra casa y que constituye nuestro mayor orgullo. Estoy convencida de que vivimos en la mejor esquina del mundo y que, sin embargo cada día, puede ser todavía más maravillosa.

Por eso, por esa convicción de que aún lo bueno puede ser mejor, hoy escribo sobre un tema de crucial importancia: el Día Internacional de la NO violencia hacia la mujer que se conmemora hoy 25 de noviembre en el mundo entero, y que no debe ser un día cualquiera en nuestra tierra.

Todos debemos rechazar cualquier forma de violencia, pues es una de las facetas más tristes de la humanidad, algo que no construye nada, sólo daña. Y dentro de la violencia, la agresión contra nosotras, las mujeres, requiere un capítulo aparte.

La fecha, escogida para honrar a las hermanas Mirabal, dominicanas que se opusieron a la brutal dictadura del Rafael Leonidas Trujillo en su país y que por tal razón fueron torturadas y asesinadas, debe servirnos para reflexionar sobre cómo, aún en nuestros tiempos, muchas mujeres son víctimas de maltratos y crímenes, e infortunadamente, con mucha frecuencias, sus propios familiares o cónyuges son los victimarios.

¿Cómo rendirle tributo a las millones de mujeres valientes que han dado su vida por construir un mundo mejor? Creo que la mejor forma de rendir este homenaje es haciendo respetar nuestros derechos como ciudadanas, denunciando cualquier tipo de maltrato del que seamos víctimas. De forma paralela, todo hombre debe ser coequipero de la protección de los derechos de las mujeres, pues al final de cuentas, tenemos que trabajar por un tejido social sólido, sostenible y saludable, donde las personas se traten con respeto, se amen y construyan en medio de la diferencia.

El llamado “machismo” tiene que desaparecer de nuestras vidas para siempre. Hay que desarlo de nuestras familias. Madres, padres, maestros, maestras y sociedad de Barranquilla: tenemos el deber de criar hijas e hijos, niñas y niños, capaces de establecer relaciones amorosas, respetuosas, que sirvan para potenciar a los integrantes de una familia y no para hacerlos infelices.

De igual manera, todo ciudadano, empezando por los funcionarios públicos, tiene que dar ejemplo de apoyo a la mujer que haya sido víctima de maltrato o agresión. Nunca más debe darse el lamentable caso de una mujer violentada, que adicionalmente tenga que vivir el cuestionamiento, la incredulidad o la revictimización por parte de la sociedad.

Toda ciudadana que acuda a nosotros con un caso semejante debe recibir nuestro apoyo y ser escuchada. Cada uno de estos casos amerita una investigación profunda en la cual se imparta justicia con equilibrio y con criterio.

El respeto a los derechos de las mujeres nos engrandece a todos, a mujeres y hombres. Queremos unos barranquilleros y unas barranquilleras libres, felices y realizados. Queremos que los niños y niñas crezcan en un ambiente donde ser les respetan sus derechos y se les valoran sus pensamientos, opiniones pero donde además se les guía en el respeto por todas las personas y seres que están a su alrededor, y que de esa manera, construyan ciudad, dejando para siempre en el pasado lo que nunca debió pasar.

Porque en nuestra ciudad el respeto por las niñas, por las mujeres y por todos los ciudadanos, debe ser parte de nuestro éxito y de nuestro desarrollo; y pilar esencial del Bienestar Barranquillero.

Sin comentarios

Deja un comentario