“Ser madre también es ser maestro”: Nubia Torres

Publicado en: mayo 8, 2016

Hace 15 años, la profesora Nubia Ester Torres tuvo su cuarto hijo. Y no sucedió en una sala de partos como muchos pensamos, sino en un salón de clase en la escuela El Divino Niño de Barranquilla. Fue ahí donde Nubia adoptó la figura de madre y maestra con Arón, un pelaíto de cinco años que acababa de perder a su mamá por causa de un despiadado cáncer de seno.

Días antes de conocer esa triste noticia, a Nubia le confirmaron que el responsable de que su cara hubiera comenzado a cambiar era un cáncer de piel. Sus hijos biológicos tenían entonces 15, 13 y cuatro años de edad, y los de su clase de preescolar, contando al pequeño Arón, no pasaban los seis.

Cuenta Nubia que de ellos, de sus hijos y estudiantes, tomó fuerzas para superar no solo esa difícil etapa de su vida sino las otras que parecían llegar encadenadas una tras otra: un cáncer de tiroides y otro de útero; una infección renal que la mandó otra vez al quirófano, y la fractura en una de sus rodillas que, sin embargo, no le impide hoy tirarse en el piso y jugar con sus niños del IED David Sánchez Juliao, sede 2.

Cuando le preguntan a la seño Nubia cómo hizo para vencer tres veces una enfermedad tan mortal como el cáncer, ella contesta lo mismo: “el amor a mis tres hijos biológicos, el sueño de verlos profesionales, y la alegría y el amor que en 32 años de trabajo como maestra me han entregado mis niños. Porque ser madre también es ser maestro, ambas orientan y aman”.

Con ese amor y dedicación de Nubia, la madre-profesora, como tantas en Barranquilla, quiero celebrar con ustedes esta fecha tan especial como es el Día de la Madre. Gracias a todas las maestras de nuestra Capital Educativa que ven a nuestros niños como propios, que los forman cada día con amor y empatía.

Sanchez Juliao_043

Soy Nubia Ester Torres, madre y profesora. Tengo 52 años de edad y los niños son mi alegría, mi motor de vida. Para los que no me conocen, llevo 32 años de servicio dedicada a la niñez de Barranquilla, especialmente he trabajado con niños que tienen problemas de aprendizaje.

Fui madre muy joven y eso me ayudó mucho en mi vocación de maestra. Yo jugaba con mi hijo mayor y a la par tenía una escuela de niños especiales en mi casa, pues toda mi vida me ha gustado ayudarlos. Así empezó mi trabajo como educadora especial.

Lo digo porque cuando uno es madre, comprende más al infante, aprende a ser más tolerante. De hecho, uno con los hijos vive experiencias que le permiten despertar un interés más personal con cada uno de los estudiantes que tiene.

En mi caso, el rol de madre ha ido muy pegado al de maestra. Siempre he tratado de que mis hijos biológicos y los que formo en el salón de clase tengan los mismos valores, las mismas bases.

Desde mi experiencia digo que hay que amar ser maestra de preescolar para querer ser madre. Ese instinto de madre ayuda también a entender a los padres de familia. Cuando ellos empiezan a contar sus problemas uno los comprende porque uno ha pasado por las mismas etapas y puede orientar mucho más fácil.

Sanchez Juliao_154

Hace poco, tuve la oportunidad de contarle a la ministra de Educación, Gina Parody, como ha sido mi experiencia con niños pobres: bañarlos en el patio del colegio, comprarles útiles de aseo, darles comida y enseñarles la importancia del aseo y el orden para el estudio.

En estas fechas como el Día de la Madre, las mamás de mis muchachos me mandan regalos. El mejor fue una libra de yuca que me llevó la madre de un estudiante que se llama Arón. La señora vendía en la plaza de mercado y murió de cáncer a los 30 años de edad ¡Muy joven!

El día en que ella murió me convertí en la madre de Arón. A ese niño lo amé con todo mi corazón y quisiera algún día volverlo a ver. Ya debe tener 20 años de edad. Un día, caminando por el centro de Barranquilla, alguien gritó su nombre y pensé que era él. Eso solo nos pasa a las madres y a las maestras.

Sanchez Juliao_022

Contar mi historia como madre y maestra es una linda manera de felicitar a todas las madres de Barranquilla en su día. Le doy gracias Dios y a la Secretaria de Educación de nuestra ciudad, Karen Abudinen, por esta linda oportunidad que me dio.

Feliz Día de la Madre para todas.

Nubia Ester Torres

Sin comentarios

Deja un comentario