El Atlántico es sinónimo de equidad. Cada vez que visitamos este departamento nos emociona ver cómo avanza, lo vemos reflejado en emprendedores en crecimiento, en megaobras como el Puente Pumarejo o el Gran Malecón, o en la alegría de los profes que trabajan por tener los mejores colegios públicos. Si bien tiene muchas condiciones a su favor, lo que más lo ha impulsado es el buen liderazgo y el amor de los atlanticenses por su tierra.

No es solo mi cariño por el Atlántico el que me hace ver sus grandes avances, en realidad, es que toda Colombia habla de este departamento por las noticias que se encargan de contarle al mundo que este es uno de los puntos en los que más crece América Latina.

Seguir leyendo en: www.lavibrante.com