Así como la cultura cafetera está en la esencia y en el corazón de los caldenses, la innovación es parte del ADN de quienes habitan en este departamento. Es el lugar donde nacen grandes ideas como la del joven Brayan Franco, un estudiante del Sena que en el Taller Construyendo País de Manizales nos mostró su invento: un vehículo automatizado para quitar las minas antipersonales y, así, salvar muchas vidas.

Como Brayan, hay miles de caldenses que se la juegan por emprender e innovar. En 2018, en Caldas se crearon 24.801 empresas, y este buen síntoma de la economía se vio reflejado en su crecimiento económico, que fue el más alto del país con una tasa de 3,5%.

Seguir leyendo en: www.lapatria.com