Orgullosa de mi Barranquilla, así me siento cuando pienso en lo que el Carnaval 2020 nos dejó. Vivimos una de las mejores celebraciones de nuestra identidad y memoria cultural caribeña. ¡Pa´ que lo viva la gente!, fue el lema de este carnaval y así se sintió literal en las calles de la ciudad.

Fuimos excelentes anfitriones e hicimos vibrar el corazón de más de 1 millón 898 mil espectadores que, con alegría y entusiasmo, disfrutaron de 364 eventos en los cuatro días del Carnaval. En total tuvimos a 33.681 artistas nacionales e internacionales que participaron en actividades que llegaron a 95 barrios de las 5 localidades de la ciudad, porque el Carnaval es de todos. Otras 55.340 personas realizaron actividades productivas en temas como logística, producción, artesanías, vestuarios, talleristas y formadores, músicos y comerciantes.

Esta es la fiesta folclórica y cultural más importante de Colombia y este año marcamos un precedente, porque posicionamos a Barranquilla como sede para eventos artísticos y musicales de talla mundial. Tuvimos tres conciertos con artistas internacionales y el montaje, la infraestructura técnica, luces, sonido, logística hacen que la ciudad sea referente en el país.

Mi corazón se hincha de emoción por esta ciudad, mi ciudad, porque está avanzando a pasos enormes en diferentes temas. Con el Carnaval avanzamos en cultura artística pues se fortaleció el capital folclórico con más de 1.000 grupos y 50 mil carnavaleros; y en cultura ciudadana por el buen comportamiento de los asistentes, ya que disminuimos en un 78% las muertes violentas en comparación al 2019. Esto demuestra que el sentido de pertenencia de los barranquilleros por su ciudad crece y que en Barranquilla sabemos celebrar.

Además, se contó por primera vez con una ruta de la sostenibilidad, en la que más de 80 personas hicieron presencia en la Batalla de Flores, desfilando con la estrategia ‘Soy Fiesta, Soy Sostenible, Soy Barranquilla’. También tuvimos recuperadores ambientales que hacían disposición de los materiales como vidrio, cartón, botellas y plástico en las zonas, por lo que recogimos un total de 40 toneladas de material PET y 12 de aluminio. Esta recolección generó unos ingresos de 58 millones de pesos con 52 toneladas con 576 kilos de material aprovechable.

En términos económicos, se estima que este Carnaval movió 308.219 millones de pesos de los cuales, 7.600 en hotelería.

Este es el año de Barranquilla, no solo la sacamos del estadio con el Carnaval, sino que lo seguiremos haciendo con la Asamblea BID 2020, ya queda menos de un mes para este gran evento y estamos listos para hacer de esta ciudad un símbolo no solo de cultura, sino también de progreso y transformación.

Pero definitivamente, lo mejor y lo más importante que nos dejó este Carnaval 2020 es que fue una celebración hecha para la gente, en la que los protagonistas fueron cada uno de los ciudadanos y visitantes que pudieron recibir alegría, diversión y servicio de los barranquilleros, porque si hay algo que nos caracteriza es que nos gusta servir. Por eso, en el Carnaval de Barranquilla quien lo vive es quien lo goza.