En mi recorrido por el Puente Simón Bolívar conocí a José, un hombre de 45 años, que junto a su esposa y sus tres hijos se arriesgó a empezar una nueva vida. Con el objetivo claro: llegar a la frontera colombo-venezolana y buscar apoyo en el país vecino. Tomados de la mano emprendieron un largo viaje, llenos de ilusión, así como de dificultades, porque sus escasos recursos solo les daba para comer una vez al día. Sin embargo, podía más la esperanza de un mejor futuro, así que con el corazón dividido por la tierra que dejaron, caminaron sin descanso con el anhelo de nuevas oportunidades.

Así como José y su familia, miles de ciudadanos venezolanos han encontrado en Colombia un país de tránsito y destino. Historias de vida que nos conmueven y que estamos empeñados en apoyar e impulsar desde el primer día de este gobierno. Por eso llegamos a Norte de Santander con nuestro taller número 16, para escuchar, para ayudar, para buscar soluciones conjuntas, para lograr acciones concretas.

Una vez en Cúcuta, nos fuimos al paso de la frontera donde escuchamos las necesidades de los colombianos retornados, de los venezolanos migrantes y por supuesto la comunidad receptora.

Toda mi admiración para Cúcuta, ciudad que ha visto pasar por el famoso puente Internacional Simón Bolívar a millones de personas en busca de bienestar para sus vidas y la de sus familias. En esta ciudad, en donde se mezclan las dos nacionalidades, secomparten costumbres y se sobrevive a la crisis migratoria, la solidaridad, el respeto y la generosidadson valores que se respiran en el ambiente.

Con este mismo espíritu el Gobierno Nacional llegó a Norte de Santander para construir país y entregar toda la oferta institucional que beneficiara a la mayor cantidad de personas posibles.

Más de 45 entidades del orden nacional, departamental y local acudieron a nuestro llamado y durante tres días recorrimos barrios y comunidades, hospitales, centros educativos, centros de transformación digital, nos reunimos con organizaciones campesinas, sociales, de mujeres, también con funcionarios públicos de los entes territoriales.

“La unión hizo la fuerza” y los resultados hablan por sí solos, más de 9 mil personas fueron atendidas durante la Feria Nacional de Servicios Ciudadanos, que se llevó a cabo el 23 de noviembre; y en el Taller Construyendo País del sábado 24, participaron más de 2.500 personas, entre colombianos y venezolanos, que a través de sus 35 voceros expusieron sus necesidades y propuestas.

El compromiso con todos los nortesantandereanos y por supuesto con los hermanos venezolanos es total, sabemos que queda mucho por hacer y como Gobierno le apostamos de forma decidida a jorar la calidad de vida de nuestras comunidades y a trabajar sin pausa por el bienestar de quienes están en nuestro territorio, sin importar su nacionalidad.