Estamos llegando hasta los lugares más apartados de Colombia para cumplir con nuestra meta de conectar el 70% del país. En el mes de abril realizamos una Expedición de la Conectividad, en la que visitamos los departamentos de Putumayo, Caquetá, Vichada y Guainía, y en este último me llevé una gran sorpresa. Un grupo de niños se me acercó y les pregunté si sabían qué era el Internet a lo que respondieron que “no”, lo cual me conmovió porque la conectividad hoy en día cierra brechas sociales y genera oportunidades, por lo tanto, todos deberían conocer de ella.

Rápidamente, le conté a los niños todos los sueños que pueden cumplir con el Internet, les entregué 25 computadores y 5 tabletas y les prometimos que a su colegio José Celestino Moreno, llegaría la conectividad antes de que finalice el año.

Historias como estas, que me motivan a seguir haciendo posible lo imposible, me encontré durante 4 días en esta Expedición, una aventura que emprendí con el equipo del Ministerio TIC para visitar y hacer seguimiento a los servicios de telecomunicaciones.

Fueron días de jornadas largas, caminatas por trochas, tuvimos que atravesar ríos, llenarnos de barro, pero nada fue impedimento para que tanto nosotros, como los operadores que nos acompañaron en todo el recorrido: Claro, Tigo, Movistar, Avantel, WOM y Andired, llegáramos a las zonas más apartadas para ver las sonrisas y el brillo en los ojos de sus habitantes, quienes nos recibían con los brazos abiertos y nos atendían con la hospitalidad que nos caracteriza a los colombianos.

Con los operadores supervisamos que el , cobertura y acceso a internet móvil estuvieran brindándole a la gente las condiciones óptimas y el servicio necesario para aprovechar todas las oportunidades digitales que nos brinda el Internet, sin embargo, nuestra labor iba más allá que solo supervisar. Al finalizar el día nos sentábamos a revisar todo lo que habíamos observado durante la jornada, lo que nos permitió establecer compromisos para mejorar la conectividad de estos 4 departamentos, tales como: fortalecer, mejorar y acelerar, en el menor tiempo posible, la instalación de infraestructura tecnología en estas regiones para mejorar la señal y el internet móvil.

Este recorrido nos reconfirmó tanto a los operadores como a los colaboradores del Ministerio TIC, que todo lo que estamos haciendo por el país tiene sus frutos. Por ejemplo, en Caquetá conocí a Cristian Ríos, un joven que vive en una vereda de Caquetá que para entrar a sus clases virtuales, hacer sus tareas e investigaciones, tenía que desplazarse hasta el pueblo más cercano para lograr conectarse. Instalamos una antena 4G cerca de su hogar y ahora el tiempo que se gastaba en los desplazamientos ya lo puede invertir en estudiar para hacer sus sueños realidad.

Otro encuentro que nos marcó fue el que tuvimos con Nelfi Guarinzo en San Vicente del Caguán, Caquetá, ella es una joven de 14 años con una discapacidad física que sueña con estudiar gastronomía. En su casa viven 6 personas y hay un solo computador para todos. Le entregamos una tablet para que continuara su proceso de formación de manera virtual y saliera adelante, pero además, la pusimos en contacto con Daniela Álvarez, una barranquillera apasionada por el servicio a la gente que también cuenta con una discapacidad física y la motivó a seguir luchando por sus metas.

Cuando se acabó La Expedición me fui con el corazón repleto de emoción y recargada para seguir trabajando por un país más equitativo.  Sentí una vez más que cada grano de arena que ponemos suma, que hay que seguirle demostrando a la gente que cuando tenemos las ganas y las herramientas, podemos alcanzar todo lo que nos propongamos.

Este es el ministerio más social y por eso, seguiremos visitando más departamentos, visitando las zonas más apartadas, llegando con oportunidades digitales para mejorar la calidad de vida de la gente.