Una sonrisa ilumina el rostro de Jesús Emmanuel Álvarez de 11 años y la de su madre Helena Gómez, cuando ven sobre la pequeña mesa del comedor de la casa el primer computador de la familia encendido, trabajando, y conectado a internet.

Jesús, su madre y sus abuelos viven en la parte más alta de las montañas del barrio San Pedro en la localidad de Usme, en el sur de Bogotá, y hasta allí llegué para entregarle la herramienta que le ayudará a seguir adelante con sus compromisos académicos en la escuela pública y a cumplir sus sueños como futuro veterinario.

Conocer a esta familia fue un privilegio. Ser recibida con hospitalidad y entregarles el computador de escritorio y el modem de internet es una satisfacción que en esta época revive el espíritu de esperanza y compromiso para lograr conectar el 70 % de los hogares de estratos 1 y 2 de todo el país.

Hablar con Jesús, es acercarse a conocer la solidaridad de sus vecinos y amigos que le ayudaron a enviar las tareas por internet durante este año de pandemia. Ahora, Jesús no sólo podrá estudiar desde su casa, sino que contará con un profesor que lo apoyará a reformar sus conocimientos académicos gracias al programa de acompañamiento virtual, TutoTIC.

De hecho, al hablarle del programa de tutorías en línea, la primera actividad de Jesús frente a su computador fue registrarse en https://tutotic.gov.co/. Por sí mismo exploró la estrategia de repaso escolar lanzada el 11 de octubre y que brinda clases magistrales a los niños de primaria y secundaria por el canal de YouTube ‘Compuparaeducar’.

Le explico que TutoTIC también tiene clases personalizadas para grupos de máximo tres personas. Son videollamadas en vivo por Google Meet, Zoom, Teams hechas por 27 profes a disposición de los estudiantes, para ayudarlos a reforzar temas sobre Matemáticas, Lenguaje y Ciencias. Él escogió tomar clases de matemáticas para reforzar los números racionales e irracionales.

Le cuento que en 2021 queremos seguir beneficiando a más niños y niñas como él. No solo con más equipos, también con más conocimiento. Por eso, con nuestro programa de Programación para Niños y Niñas, queremos formar a docentes para que mediante la transferencia de conocimiento le enseñen a los más pequeños el poder de las tecnologías.

Cae la tarde en los cerros de Bogotá y la visita llega a su fin. Jesús y su madre Helena me despiden con la alegría de haber recibido la conectividad y la tecnología como un regalo de Navidad.