Estudiar una carrera, buscar un empleo, expresar tu opinión o idea, comprar un televisor, aprender una nueva receta de comida, mirar videos tutoriales, hablar con un amigo que se encuentra del otro lado del mundo, adquirir una beca, conocer la cultura de cualquier país…. son solo algunas de las cosas que podemos hacer con Internet, porque el Internet es para la vida y la transforma.

Recuerdo que cuando era niña, mis compañeros y yo íbamos hasta las bibliotecas de Barranquilla a hacer las tareas que nos dejaban en el colegio; nos demorábamos un montón buscando la información. En bachillerato, en la casa ya teníamos Encarta, una enciclopedia digital que venía en CD, era increíble poder leer sobre el mundo desde el hogar. Pero la verdadera revolución en mi vida sucedió en la universidad, cuando empecé a usar Internet. No podía creer que podía tener toda la información de la biblioteca, de Encarta y llegar a lugares cada vez más lejanos solo haciendo clic.

Para quienes nos tuvimos que adaptar al nuevo paradigma, la llegada de Internet se nos presentó como un nuevo universo que seguimos descubriendo. Cada clic era una aventura nueva, una puerta que nos llevaba a grandes descubrimientos; hoy en día nos seguimos asombrando de todas las posibilidades que tiene Internet para la vida.

En mis viajes he conocido miles de personas y cada uno tiene una historia diferente de cómo el Internet aportó algo positivo para sus vidas.

Una de esas historias que recuerdo con orgullo es la de Shelcy Calderón, una colombiana que tuvo que abandonar sus estudios universitarios y su trabajo, pero que encontró en uno de los programas de este Ministerio una oportunidad para salir adelante. Ella se inscribió a Misión TIC, recibió su formación de manera virtual y ahora es una de las egresadas estrella de este programa. Shelcy dice que gracias a Misión TIC pudo crear un proyecto y emplearse en el Instituto Colombiano de Aprendizaje (INCAP). Ella pudo cambiar y mejorar su calidad de vida gracias a los estudios que conoció y que hizo a través de la web.

Quisiera conocer más historias como la de Shelcy. Por eso, para conmemorar el Día de Internet los invito a que nos cuenten cómo les ha transformado sus vidas. Súmense a esta iniciativa que hemos llamado “Internet para la vida”, y cuéntenos en un pequeño video su historia. Pueden subirlo a la red social que más les guste con el hashtag #InternetParaLaVida, menciónanos en Twitter e Instagram: @karenabudi y @ministerio_tic, en Facebook: @MinisterioTIC.Colombia y en TikTok: @ministerio_tic

Lina Albor, una ciudadana, ya nos contó su experiencia (ver video). A través de Twitter, con #InternetParaLaVida, dijo que en la red las fronteras y las limitaciones dejan de existir y se abren las puertas a un mundo de posibilidades infinitas. “Internet nos ha retado a proponer nuevas formas de hacer las cosas. Laboralmente, hemos podido impactar a un gran número de empresas en zonas como Mocoa, Necoclí, Providencia y muchos otros rincones de Colombia… Hoy en día somos una generación conectada y empoderada por la tecnología”, dijo Lina.

Esperamos que nos sigan contando sus historias para que impulsemos el mensaje de cómo mejora nuestra cotidianidad gracias a Internet y que podamos conocer otras experiencias de cómo las personas en diferentes partes del mundo le sacan provecho a esta herramienta para transformar sus vidas.

Cuéntame, ¿cómo el Internet ha transformado tu vida?