El 2020 me demostró que ningún obstáculo hará que deje de hacer lo que me apasiona: mejorar la calidad de vida de las personas. Y me convencí aún más, en mi último viaje a Montería, lugar al que llegué con ansias de transformar el futuro de decenas de colombianos a través de las TIC.

En esa oportunidades conocí a Gina Romero, una joven de 21 años beneficiada del programa Hogares Conectados, un proyecto estrella con la que estamos llevando Internet a precios asequibles para estratos 1 y 2. Ella se conectaba al Internet de su vecina, quien lo apagaba desde las 9 p.m., por lo tanto, nuestra joven monteriana tenía que buscar otras alternativas, como recargar su celular, para terminar sus labores académicas y enviarlas a tiempo. Pero, gracias a Hogares Conectados ya no tiene que preocuparse más por eso, ahora puede conectarse a la hora que sea, la cantidad de tiempo que quiera y usar el Internet para cumplir sus sueños.

Ver las ganas de salir adelante de esta joven hizo que tuviera un impulso, uno muy bueno. No lo pensé dos veces cuando le dije “Gina, tú te vienes conmigo para Bogotá, quiero que trabajes en MinTIC un mes” porque personas como ella, merecen todo el apoyo para progresar. Tanto ella como su familia quedaron paralizados, no lo podían creer, pero así sucedió.

Gina pisó el MinTIC el 22 de noviembre y desde ese día la veíamos en los pasillos de la entidad trabajando muy sonriente, pues, parecía que todo lo que estaba viviendo era un sueño. Ella va para sexto semestre de Administración en Finanzas y Negocios Internacionales en la Universidad de Córdoba y en una de nuestras conversaciones me dijo que esta experiencia le serviría para su futuro, para su crecimiento personal, pero aún más, para inspirar y demostrarles a los demás jóvenes que cuando se quiere, se puede.

Ella se dio cuenta que desde esta institución estamos trabajando incansablemente para hacer de Colombia un mejor país, pues me dijo lo siguiente: “de esta experiencia me gustaron muchas cosas como ver la influencia que tiene esta entidad para la educación de los niños. Además, trabajando desde el área de Economía Digital, vi cómo MinTIC juega un papel importante en el desarrollo de las empresas”.

Me acompañó a varios eventos, uno de ellos fue en Ciudad Bolívar, en Bogotá, donde realizamos varias actividades: entregamos tabletas, hicimos seguimiento a beneficiados de Hogares Conectados, regalamos páginas web a emprendedores, entre otras. Gina me dijo “Me emocionó ser parte de esta iniciativa, es muy chévere ver la cara de felicidad de las personas al recibir las cosas”, y esa es la idea, entregarles a los ciudadanos una oportunidad con las que puedan sentir que mejorarán su calidad de vida.

Ella sueña con tener una empresa exportadora, y estoy convencida de que lo logrará. Las oportunidades digitales y todo el equipo del ministerio estaremos allí para ayudarla a cumplir sus metas. Mientras tanto, esta hija de Montería sigue metiéndole ganas al estudio y aprovechando las cosas buenas que se les presentan en su camino.

Para mí, Gina representa a todos los colombianos. Mi pasión es la gente y en el 2021 seguiremos transformando millones de vidas porque mi sueño más grande es que todos puedan conectarse con un mejor futuro.

Este año será uno muy bueno y desde ya le estamos inyectando todas las revoluciones.