Los Santanderes atesoran algunos grandes momentos de la historia de nuestro país. Cúcuta fue la ciudad que vio nacer a Francisco de Paula Santander, uno de nuestros libertadores; mientras Charalá, Santander, tiene el título de la Cuna de la Libertad de América por sus aportes a la revolución de los Comuneros.

Esta región tiene un pasado heroico y sigue siendo la cuna de muchos héroes, en su mayoría, personas del común que sueñan en grande. Así lo ha demostrado Sergio Bayona, el joven ocañero reconocido como el “Neurocirujano Joven del Año” por la Federación Mundial de Neurocirugía y la deportista Yoreli Rincón, nacida en Piedecuesta, que le está abriendo camino a más mujeres en el fútbol profesional colombiano.

Hoy reconocemos la importancia de una región que demuestra que querer es poder. Vemos en los Santanderes la voluntad para construir país junto a nosotros, por esa razón, hicimos un pacto pensado en esta zona, el cual está incluído en nuestro Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022.

La esencia de este pacto es consolidar a la región como eje logístico, competitivo y sostenible de Colombia, aprovechando su ubicación. Pensando en los municipios más pequeños, propusimos conectarlos con las grandes ciudades para impulsar a los Santanderes en los mercados nacionales e internacionales.

Por esa razón, el Pacto por los Santanderes propone diversificar la economía de la región, para reducir su dependencia del petróleo, pues con la caída de los precios se desaceleró la economía. Está región tiene un potencial muy grande para desarrollar investigación científica, negocios culturales, servicios turísticos y educativos. Otro propósito es mejorar la conectividad de transporte y logística, y finalmente, promover la conservación y uso sostenible de los recursos, teniendo en cuenta que esta región tiene varios páramos, los humedales del Magdalena Medio y áreas protegidas.

Nos propusimos tres metas:

  • Lograr reducir de tres a cero los puntos de monitoreo con índice de calidad de agua malo en los ríos Suárez, Pamplonita y Opón.
  • Poner 150.000 hectáreas bajo esquemas de conservación y protección sostenible.
  • Pasar de US $299,35 millones a US$335,42 millones el promedio móvil de las exportaciones de bienes no minero energéticos en cuatro años.

Apostamos por los Santanderes porque tenemos la certeza de que una región con tanta riqueza natural, personajes increíbles y una localización tan estratégica es el escenario perfecto para seguir siendo el origen de los grandes héroes.